La Historia De Kike Sarasola

ITrends: Kike Sarasola y su cadena de hoteles Room Mate

La historia de Kike Sarasola tiene un poco de todo de equitación, actuación, pasión por viajar y sobretodo una gran visión para los negocios, es por eso este emprendedor español a logrado situarse en lo más alto del mundo de la hotelería, con un modelo de negocio único.

A continuación te mostramos la vida de este empresario español y el secreto de su éxito como empresario.

La historia de Kike Sarasola

Nacido en Madrid en el año 1963, hijo del exitoso empresario empresario vasco Enrique Sarasola Lerchundi, quien se destacó en el mundo de la hípica y las telecomunicaciones.

Kike Sarasola fue el primero de su clase en la escuela, sin embargo no terminó la carrera de económicas, para dedicarse a su gran pasión, los caballos.

Desde pequeño ha sido un apasionado por los caballos, fue precisamente esta pasión la que lo que lo llevó a ser jinete de élite y convertirse en nada más ni nada menos que cuatro veces campeón de hípica en competiciones europeas y mundiales.

Además de pasión por los caballos, se confiesa como un “Actor frustrado”, Kike Sarasola no solo ha aparecido en series como: El Comisario o Policías, sino que además ha participado en películas como: Torrente 3 y Killer Barbys contra Drácula.

Dentro de su trayectoria en el cine y la televisión, se destaca su rol como productor de la película Rosario Tijeras, nominada a los premios Goya (2006) como mejor película extranjera de habla hispana.

También se dio a conocer que el madrileño conducirá el programa de televisión de formato internacional Hotel Hell (Este hotel es un infierno), en el que ayudará con su conocimiento a hoteles en crisis. Un formato similar a Pesadilla en la Cocina de Alberto Chicote, pero enfocado al sector hotelero.

Kike Sarasola protagonisa Este hotel es un infierno

Su pasión por los caballos y la actuación no opacaron su otra faceta, la de exitoso empresario, llevando a cabo uno de los emprendimientos más grandes e innovadores del sector hotelero en los últimos años y del cual se está hablando a nivel mundial como un modelo que está cambiando las reglas preestablecidas.

Kike Sarasola nunca imaginó convertirse en uno de los grandes innovadores del sector hotelero y mucho menos en uno de los empresarios más exitosos de España gracias a su cadena de hoteles Room Mate.

¿De dónde nace la idea de Room Mate?

Todo empezó como una reunión entre amigos al son de un café, entonces Kike, Carlos Marrero (su esposo) y Gorka Atorrasagasti hablaban vagamente acerca de modelos atractivos de negocio. Kike, después de viajar por todo el mundo, observó un patrón similar en todos los hoteles donde se alojaba, todos ofrecían la misma experiencia, todos parecían copias uno del otro, tenían siempre los mismos servicios y sin importar en qué lugar del mundo despertaras, la habitación del hotel parecía ser la misma.

Sus compañeros sintieron un deja vú al escuchar la historia de Kike, quienes afirmaron tener el mismo sentimiento que él, fue entonces cuando pensaron en que podrían “intentar”, por lo menos, hacer un hotel que ofreciera una experiencia completamente diferente, un hotel donde ellos mismos pudieran recibir un servicio como el que siempre habían soñado.

Kike Sarasola y su cadena de hoteles Room Mate

Empresario madrileño Kike Sarasola

Después de esa pequeña conversación y mucho trabajo fuerte es como nace Room Mate. Su éxito y aceptación ha sido tal, que Room Mate se ha extendido a 12 ciudades en diferentes partes del mundo, ciudades como: Madrid, Barcelona, New York, Amsterdam, Milán, Estambul o Ciudad de México, le han abierto los brazos a la visión de tres grandes emprendedores.

¿Qué hace diferente a Room Mate?

Fue precisamente la visión de este empresario que logró que cada uno de sus clientes experimentara una experiencia única de principio a fin, la idea de Kike siempre fue que cada huésped de Room Mate se sintiera como llegando a la casa de un amigo, es por eso es que cada hotel tiene nombre de personas, comunes al país donde se encuentra cada hotel, por eso sus diferentes sedes cuentan con nombres como: Oscar, Ana, Leo, Emir, Kerem, Guilia, etc. Nombres que hacen que pienses que en realidad vas a casa de tu amigo de infancia y no al glamuroso “Hotel Hilton de Barcelona”.

Pero no solo la personalización de los nombre de cada uno de las sedes de los hoteles Room Mate son la clave de este éxito, decidieron romper el molde e hicieron que sus hoteles fueran completamente diferentes entres sí, ofreciendo una experiencia totalmente nueva a sus usuarios sin importar en qué lugar del mundo se encuentren alojados.

Hotel-Room-Mate-Oscar

Pero sin lugar a dudas uno de los factores más importantes de este caso de éxito se podría resumir en dos palabras “escucha activa”. Si por algo es bien conocido Kike Sarasola es por preguntar y tomar nota atenta de sus empleados y clientes.

Constantemente podrás ver a Kike en sus hoteles teniendo un trato cercano con el personal de limpieza o recepción, para indagar sobre problemas frecuentes, sugerencias y recibiendo feedback continuamente para saber exactamente lo que su cliente final necesita.

Precisamente gracias a la escucha activa es como Room Mate llegó a encontrar solución a uno de los problemas más frecuentes que experimentamos cuando viajamos que es el de la dificultad que tenemos para acceder a Internet, ya que si cambias de país, por ejemplo, no tendrás acceso a wifi a menos que estés dentro del hotel, por ello fue que decidieron decirle no más a este problema, ofreciendo a sus huéspedes routers inalámbricos de tamaño mini que ofrecen conexión a Internet por toda la ciudad, lo cual es un gran alivio de cara a una factura de teléfono por roaming internacional.

 

También te puede interesar: La historia de Liliane Bettencourt, la mujer más rica del mundo.

 

¿Cuál es la estrategia que sigue Room Mate?

La segunda estrategia es la de ofrecer precios competitivos frente a las grandes cadenas hoteleras, pero conservando con un excelente servicio de alta calidad; esto lo lograron reduciendo al máximo las excentricidades de un hotel standard, por ello no encontrarás ni servicio a la habitación, ni gimnasios, ni restaurantes (a excepción de dos hoteles), ni cafeterías. Además lograron reducir el personal en un 40% frente a un hotel convencional.

Pero si bien el modelo se basa en hacer la mayor cantidad de reducción en costes innecesarios, también busca constantemente darse a conocer y hacer que los que ya los conocen vuelvan. Según palabras del mismo Kike Sarasola:

“El servicio no baja, tampoco el marketing, ahí no hay que recortar, al revés, ahora es cuando más publicidad hay que hacer”.

En conclusión

A pesar de que la hotelería es un sector altamente competido y tradicional, la visión de los fundadores de Room Mate hicieron posible marcar la diferencia, pensando diferente, innovando y arriesgando con un modelo completamente nuevo.

El gran éxito de la cadena se podría resumir en la capacidad que han tenido para traducir las necesidades de sus clientes, como en adaptarse constantemente a las nuevas tendencias del mercado.