Diferencias Entre Leasing Y Renting

Diferencia principal entre leasing y renting

Las empresas tienen diferentes opciones a la hora de adquirir bienes y servicios, pero por supuesto la mejor opción no siempre es la de la compra definitiva de estos. Por eso te presentamos la diferencia entre leasing y renting, opciones que son cada vez más comunes para adquirir bienes y servicios.

Si bien renting y leasing son dos palabras que escuchamos con mucha frecuencia, es difícil detectar las diferencias principales entre una y otra, ya que estas son dos opciones de financiación que podemos confundir con gran facilidad.

La popularidad del renting y el leasing crece año tras año a pasos agigantados, convirtiéndose en opciones muy atractivas para las empresas debido a las ventajas que ofrece cada una de ellas. Dependiendo las necesidades y objetivos de cada organización, los directivos decidirán cuál de las dos es la mejor opción.

¿Qué es renting?

Es un contrato de alquiler de bienes muebles, con una duración que puede variar, por lo general entre 12 a 60 meses. La generación del contrato de renting consiste en pactar una cuota fija, ya sea mensual, trimestral o anual a lo largo de la duración del contrato firmado. Las cuotas incluyen todos los componentes de la actividad.

En una sola cuota se incluyen todos los servicios de instalación, formación, mantenimiento, reparación, impuestos, seguros, etc. El Renting es una modalidad que aplica a cualquier sector: empresa, profesional autónomo, administración, educación, asociación, entre otros.

Al finalizar el contrato de Renting se puede: hacer prórroga del contrato,  hacer renovación de los bienes adquiridos – (ajustando las cuotas) o simplemente hacer efectiva la devolución de los bienes puestos a disposición.

¿Qué es leasing?

El leasing, también conocido con el término de arrendamiento financiero, es una solución financiera al igual que el renting, pero muy diferentes entre sí, ya que el fin principal del leasing es el de comprar un bien mueble o inmueble.

En el leasing el cliente final se compromete a comprar los bienes que ha adquirido por medio del contrato que ha firmado, a la fecha de término del mismo. Los bienes que se han contratado en un principio, son propiedad de la entidad financiera que avala el leasing, una vez el usuario cumple con el pago de la totalidad del contrato, el bien es liberado por la entidad y éste pasa a ser propiedad del arrendatario. En términos más sencillos el leasing es una compra a plazos.

Por lo general los contratos que se hacen bajo la figura de leasing se pactan de dos a seis años.

¿De dónde viene el concepto de renting y leasing?

Renting y leasing son dos palabras que no son nuevas y que empezamos a escuchar desde el año 1920, gracias a la compañía estadounidense Bell Telephone System. Debido a la gran dificultad que experimentó la compañía para vender sus terminales decidieron rentarlos. Fue entonces cuando grandes empresas como IBM decidieron aplicar el mismo modelo.

El éxito de estos modelos y la forma en la que la economía ha evolucionado han hecho que estas modalidades se hayan extendido a diferentes sectores y por supuesto a lo largo y ancho del planeta.

El renting y el leasing han resultado altamente atractivos para la pequeña, mediana y grande empresa. En España, por ejemplo estos son uno de los dos medios de financiación preferidos por startups y empresas con grandes parques tecnológicos, además los casos de empresas en diferentes sectores que recurren a estos servicios son interminables.

Diferencia entre leasing y renting

LEASING

”SERVICIOS”

El pago de las cuotas no incluye ni mantenimiento, ni impuestos, ni reparaciones del bien

”DURACIÓN”

El periodo mínimo de un contrato de leasing es de 24 meses (Menos flexible)

”CONTABILIDAD”

Afecta las cuentas del pasivo y el activo (Debido al importe de la deuda). Sus cuotas no son deducibles de impuestos

”FLEXIBILIDAD”

No permite hacer cambio alguno del bien que se ha financiado, siempre será el mismo de principio a fin

”FINALIDAD”

Esta destinado para la compra definitiva del bien desde el momento en que se firma el contrato

”CONTRATOS”

Cuando finaliza el leasing el bien pasa a ser propiedad del usuario

RENTING

”SERVICIOS”

El pago de las cuotas de las cuotas incluye: formación, instalación, mantenimiento, impuestos y reparación

”DURACIÓN”

Contratos mucho más flexibles, que pueden ser pactados de 12 a 60 meses

”CONTABILIDAD”

El renting es considerado como un simple gasto que se efectúa por cuotas deducibles de impuestos.

”FLEXIBILIDAD”

Te permite la renovación tecnológica constante, incluso durante el periodo contractual

”FINALIDAD”

Está destinado para el pleno uso de los bienes por un periodo de tiempo determinado

”CONTRATOS”

Al finalizar el renting se puede renovar o devolver el bien

¿Cómo afecta el renting y el leasing a nivel contable?

La-contabilidad-en-el-leasing-y-el-renting

Beneficios contables del renting

Las cuotas que se generan por medio de renting se contabilizan directamente como un gasto corriente y evita los incómodos asientos contables. Además engloba los servicios que generalmente deberían ser contados por separado, en el único pago.

A nivel financiero, resulta muy conveniente para la empresa que el renting no figure como un endeudamiento, ya que esto reducirá la capacidad de endeudamiento de la compañía para acceder a otro tipo de bienes.

Por último, la cuota de renting es un gasto que es deducible de principio a fin y el IVA de la cuota es compensable hasta el final.

Beneficios contables del leasing

Financieramente hablando este contrato cuenta con dos componentes diferentes, por una parte tenemos el coste de reciclaje del bien y por el otro lado tenemos la carga financiera.

La carga contable del leasing se debe contabilizar como activo por el costo total del bien, pero al mismo tiempo debe reflejarse en el pasivo con la totalidad de la deuda y adicionalmente el importe de la opción de la compra.

Renting vs. Leasing: crecimiento en el mercado

Tanto personas como empresas han cambiado sus hábitos de consumo a lo largo de las últimas décadas, las nuevas generaciones han dejado de creer en que la compra definitiva de bienes y servicios sean la mejor opción.

Tanto el renting como el leasing se han vuelto cada vez más populares y necesarios para las compañías de hoy, ya que a la hora de comprar bienes de contado no siempre es la opción más atractiva y efectiva a las necesidades de cada organización.

Y las cifras así lo confirman, tan solo en el primer semestre de 2016 se realizaron 52.399 contratos nuevos de renting, frente a los 49.516 que se realizaron en 2015.

Evolución número de contratos en de renting en España

Cifras de renting España

*Estadísticas correspondientes al primer semestre de 2015-2016: Asociación Española de Leasing y Renting (www.ael.es)

En cuanto al leasing se trata, el panorama también es bastante prometedor, las cifras para este sistema financiero son considerablemente alentadoras, ya que para el primer semestre de 2015 la inversión que se realizó en leasing fue de 3.400 millones de euros en bienes mobiliarios, y de 610 millones de euros en bienes inmobiliarios en el mismo periodo. Para el primer semestre de 2016 esa cifra creció considerablemente, dejando una inversión para bienes mobiliarios 4.200 millones de euros y más de 670 millones de euros para bienes inmuebles respectivamente.

inversion en leasing en Espana

*Datos hasta 31 de Marzo de 2016

estadisticas leasing

*Datos hasta 30 de Junio de 2016

*Estadísticas correspondientes al primer semestre de 2015-2016: Asociación Española de Leasing y Renting (www.ael.es)

Como se muestra anteriormente las compañías se lo piensan dos veces antes de realizar la compra definitiva de bienes y/o servicios. En materia de tecnología  la mayoría de veces recurrir a la opción de compra es una jugada poco estratégica, debido a la devaluación y la obsolescencia de los equipos. Los bienes pierden valor año tras año y la acelerada evolución tecnológica deja atrás rápidamente antiguos modelos.

Muchas empresas ahorran anualmente miles, o incluso cientos de euros cuando toman la opción de hacer renting, ya que pueden concentrarse en el desarrollo de su actividad principal  y en el resguardo de bienes intangibles, como por ejemplo la información, más que en los equipos y en la tecnología; con opción de renovarlos cada vez que la compañía lo requiera.

La comodidad de tener controlados los gastos de instalación, mantenimiento, seguros, formación y demás costes inherentes a los bienes adquiridos,  evitará más un dolor de cabeza a las empresas al estar todo incluido en las cuotas del contrato de renting, sabiendo exactamente qué se va a pagar de principio a fin.