El Renting Y La Sociedad Moderna

El renting y la sociedad moderna

Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo polaco y autor de la obra Vida Líquida, en uno de sus ensayos sobre la sociedad moderna dijo:

“Lo que antes era un proyecto para “toda la vida” hoy se ha convertido en un atributo del momento. Una vez diseñado, el futuro ya no es “para siempre”, sino que necesita ser montado y desmontado continuamente.”

Esta cita no ilustra mas que el modus operandi de todos los individuos que pertenecen a la “élite” de la sociedad actual.

Muchos pensarán que el desapego es un gran valor y un instrumento de supervivencia tanto en el entorno profesional como en lo personal, y es que la libertad que nos da el simplificar nuestros medios de existencia, nos permite tener mayor movilidad y capacidad para adaptarnos a las diferentes circunstancias, casi siempre impredecibles.

Mientras la sociedad sólida (como hace referencia Bauman en su obra Vida Líquida) defiende el trabajo arduo, el compromiso a largo plazo, la planificación, y como recompensa, la adquisición de bienes y servicios de por vida, la sociedad líquida disfruta de las experiencias, de los cambios, del constante reinventar, de la innovación, del aquí y del ahora y no entiende de ataduras y futuros diseñados.

Por su lado, el mercado del consumo que entiende perfectamente las necesidades de la sociedad moderna, se ha ido sofisticando para ofrecer productos y servicios que por un lado, solucionen y nos libren de las inquietudes que despiertan la inercia y la solidez, y que a su vez nos den medios para poder tener movilidad, crecer y fortalecernos en cada uno de nuestros entornos.

El renting es sin duda un vivo ejemplo de esta “modernización de bienes y servicios”, ya que es un mecanismo que nos permite disfrutar de cualquier producto justo por el tiempo que lo necesitamos, con la flexibilidad de anularlo o mejorarlo cuando sea oportuno y con diferentes beneficios fiscales provechosos para las empresas, además de preservar la liquidez y mantener nuestra capacidad de inversión intacta.

El renting creado líquido y flexible en honor a la sociedad actual, es un buen artilugio, ya utilizado por muchos, que nos permite disfrutar de bienes materiales, mantener una sana tesorería, evitar ahogos financieros y tener recursos para invertir en intangibles.