Fundador-de-ikea

ITrends: La sorprendente vida de Ingvar Kamprad, el genio que fundó IKEA

Tacaño y avaro, esos son los adjetivos con los que mucha gente describe a este genio y exitoso empresario del siglo XX. Nosotros, preferimos calificarle de sencillo e innovador.

Feodor Ingvar Kamprad, nació en Suecia en 1926, en el seno de una familia humilde y creo de la nada lo que hoy todos conocemos como el gigante sueco del mueble, IKEA.

En su haber cuenta nada menos que con 355 tiendas y 190.000 empleados en 49 países, pero ¿cómo ha llegado a conseguir levantar este imperio?

¿Cómo nace IKEA?

silla-ikea

A los 5 años Kamprad les vendía a sus vecinos cerillas, semillas y bolígrafos. A los 17 su padre le dio dinero por sacar buenas notas y lo utilizó para crear IKEA, utilizando sus iniciales I.K, la primera letra de la granja dónde se crió, Elmtaryd, y su aldea, Agunnaryd.

La clave del éxito y lo que diferencia a IKEA del resto de empresas del sector es el embalaje en plano y su bajo coste.

Para lograrlo, en 1956, introduce el sistema de “flatpacking” en el proceso de compra, un método innovador que consiste en que el cliente abarate los costes montando los muebles en su casa.

La idea de basar su empresa en este sistema se le ocurrió al tener que quitarle las patas a una mesa para poder meterla en el coche y transportarla.

En 1951 IKEA lanza su primer catálogo y en 1958 abre la primera tienda, a la que seguirían, con el paso de los años, 355 más.

Sus logros

El fundador de IKEA falleció en enero del 2018, tras una corta enfermedad y dejando como legado todo un imperio creado de la nada y al que le dedicó la mayor parte de su vida.

En 2017, Kamprad se encontraba entre las personas más ricas de Europa. Según la revista “Forbes” era la tercera persona más rica, con un patrimonio de 39.554 millones de dólares.

Por delante tan solo se encontraba del fundador de Inditex, Amancio Ortega, y Bernard Arnault, propietario del conglomerado de moda de lujo LVMH (Louis Vuitton Moët Hennessy).

Su filosofía de vida

Es innegable pensar que el fundador de IKEA no era una persona diferente. Implantó su forma de pensar en su empresa y llevó sus valores hasta el final.

Vestía de mercadillo, compraba lácteos a punto de caducar para pagar menos, cuando viajaba se alojaba en hoteles de bajo coste, volaba en clase turista y durante 20 años no se separó de su Volvo 240 del 93.

Esta filosofía de vida la aplicó día a día en IKEA, buscando siempre el precio más bajo, reduciendo costes al máximo y haciendo que los altos ejecutivos tuviesen los mismos lujos que él, ninguno.

Quizás por todo esto se llevó críticas pero lo cierto es que justamente eso es lo que le ha llevado al éxito. Se resistía a gastar por gastar y les buscaba una segunda vida a los objetos que adquiría.

El lado más polémico del fundador de IKEA

Su abuela era alemana, y gran admiradora del dictador Adolf Hitler. Esto influyó en su ideología e hizo que de joven simpatizase con el partido nazi.

Años más tarde y tras salir a la luz su pasado, Kamprad lo calificó como el mayor error de su vida y envío una carta a sus empleados como motivo de disculpa y arrepentimiento.

Su legado

 

ikea-foundation

El legado empresarial de IKEA está asegurado para que perdure muchos años en el tiempo y siga siendo un caso de estudio en las escuelas de negocios de todo el mundo.

En 1982 creó la fundación Stichting INGKA, una de las fundaciones caritativas más grandes y a la que le ha dejado la mayor parte de su fortuna.

En un mundo en el que la codicia es la reina, Ingvar Kamprad nos da una lección de vida, abriendo la mente hacia nuevas experiencias, innovando, no considerándose más que nadie y quitando importancia a las críticas de la gente.

 

También te puede interesar: Kike Sarazola y su exitosa cadena de hoteles Room Mate